Hoy la ruta promete, ya que vamos a pasar por la región de Wachau, zona de la Baja Austria conocida por su producción de uvas y de sus excelentes vinos, como el  Riesling y el Green Veltliner. A lo largo de la ruta encontramos laderas de terrazas salpicadas de viñedos, monumentos históricos, pequeños pueblos con encanto, (el que más nos gustó Dürnstein) y como no, siempre rodeado de una belleza paisajística increíble. Por todo ello este valle esta declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Viñedos en las laderas

Viñedos en las laderas

Tras desayunar salimos de Melk a las 8.30 y cruzamos a la orilla izquierda hacia Emmersdorf a través de un puente.

Venus de Willendorf

Venus de Willendorf

A media mañana paramos en Willendorf para ver la replica gigante, de la Venus de Willendorf, símbolo de la fertilidad, la original mide 11 cm. Tras la visita continuamos por Schwallenbach y en Spitz paramos a tomar un refresco y una tarta especial que nos sugiere un simpático camarero.  Continuamos nuestra ruta hasta llegar a Webenkirchen para visitar el museo del vino (Wachau museum). El paisaje es puramente vinícola y nos llama la atención una circunferencia hecha de  ramas de pino silvestre que aparece colocada en algunas  puertas y con la inscripción de “Ausg’steckt“. Tras preguntar nos enteramos de su significado, es para indicar que es un “Heurige”, típica taberna austriaca donde se sirve vino, normalmente de cosecha propia.

“Ausg’steckt“

“Ausg’steckt“

De esta forma indican que  esta abierto, y que los visitantes son bienvenidos. En algunos de ellos, puedes encontrar músicos vieneses tocando música tradicional
Allí conocemos a Joseph que nos deleito tocando el  acordeón mientras realizábamos la visita. Al finalizar nos invitaron a ir a una sala muy animada donde había un grupo de unas cuarenta personas. Un señor muy simpático vestido con traje típico nos dio la bienvenida y nos ofreció una degustación de vinos. La gente cantaba y bebía lo pasamos francamente bien. Tras finalizar la visita decidimos buscar un sitio agradable para comer, ya que llevábamos bocadillos.

Nada mas salir del pueblo vimos a un grupo de personas saliendo de  entre la maleza, cerca del Danubio. Nos comentan que hay una pequeña playa. Decidimos comer allí. Parece ser un sitio popular. Tras bañarnos y comer nos damos  una cabezadita.

Dürstein

Dürstein

Una vez descansadas nos dirigimos a Dürnstein un pueblo precioso y encantador, que aparece como colgado de las colinas.  Destaca las ruinas de su castillo donde estuvo prisionero el rey Ricardo Corazón de León en el transcurso de su tercera cruzada. Se puede subir andando a las mismas (unos 40 minutos tranquilamente a pie), y desde aquí se puede disfrutar de las preciosas vistas del valle, siendo un bello motivo fotográfico). Nosotras no subimos, ya que era ya un poco tarde, pero si estuvimos paseando por sus callejuelas empedradas, visitando las tiendas y  admirando la arquitectura  de las casas del siglo XVI y SVII. Nos llamo la atención su iglesia azul. Hicimos una última parada en un Heuringer para disfrutar del ambiente que había.
Tras divertirnos en este  pueblo nos dirigimos a Krems, una pequeña ciudad donde termina la región de Wachau. Llegamos sobre las 19.00 horas a nuestro  hotel,  que estaba en obras y era un poco flojo, pero situado a muy pocos minutos de la ciudad y a orillas del Danubio. Tuvimos suerte ya que al parecer eran  las fiestas del pueblo y en el parque nos encontramos con una feria, chiringuitos para comer y diversas actuaciones de diversos ritmos. Lo pasamos en grande. Sin duda el día de hoy fue de los mejores.

Sábado, 25 de agosto: Krems-Tulln (63 km)