Salimos de Tata sin complicaciones pero debemos subir una cuesta hasta Agastyan. Después nos espera un puerto muy duro. Las bajadas compensan el esfuerzo. Intentamos una ruta alternativa para no pasar por Tarjan, pero la falta de señalizaciones nos llevan a desembocar inevitablemente en este pueblo. Después viene Mehre y  tras el segundo puerto del día con subidas y bajadas llegamos a  Bajna. Tras esta ciudad  de  nuevo  volvemos a subir y bajar  hasta Tat, ciudad que tras 8 km nos conduce por sin a Esztergom. Volvemos a ver el Danubio. Todo carril bici.
Esztergom es una de las ciudades más antiguas de Hungría y algunos la consideran la Roma Hungará. Desde el siglo XI es la sede del primado de la iglesia católica en Hungría. Su  basílica situado en lo alto es centro de peregrinación.
Llegamos al hotel Sent.  Adalbert, justo al lado de la basílica. Se ve  claramente que es un lugar preparado para el peregrinaje. Nuestra habitación tiene seis camas. Es enorme. El baño esta fuera, pero somos las únicas que estamos en la planta con lo cual contamos con varias duchas, inodoros y lavabos.  Es sencillo, pero limpio.
Decidimos dar una vuelta por el pueblo el castillo y algunas calles. Todo es cuesta arriba con lo cuál las vistas son espectaculares. Desde aquí vemos la otra orilla del río donde se encuentra la ciudad eslovaca de Stúrovo, ya que en este punto la frontera es el Danubio.

Sábado, 23 de agosto Esztergom-Budapest (84 km)