Salimos de Alicante en avión con destino a Viena, vía Dusseldorf. Llegamos tarde al aeropuerto de Viena. Desde allí cogimos la línea de metro (S7) para dirigirnos al centro de la ciudad. El metro es muy sencillo de usar y cómodo.

Nota: Justo donde se encuentra la salida de equipajes hay una oficina de turismo donde se pueden comprar los billetes de tren y obtener información turística. Existen dos opciones:

-el CAT, (City Airport Train), es un tren directo, que pasa cada 30 minutos y llega al centro (Wien-Mitte) en unos 15 minutos. Este tren cuesta alrededor de 8 euros.
-La línea de metro Schnellbahn S7, también llega hasta Wien-Mitte, pero tarda unos 25 minutos y cuesta alrededor de 3,40 euros.

Una vez llegamos a la estación de Wien-Mitte, cambiamos a la línea U4 para dirigirnos a Friedesnsbrücke, ya que ésta estación estaba a unos 15 minutos paseando del hotel Albatros. El hotel era de tres estrellas, sencillo y bien comunicado.
En recepción nos registramos y nos dieron nuestros billetes de tren y los horarios para ir de Viena a Passau. Decidimos coger el tren de las 10.40 para llegar pronto a Passau y ver esta ciudad.
Estábamos cansadas así que picoteamos algo y nos fuimos a dormir.

Sábado, 18 de agosto: Viena -Passau