Hoy nos despertamos un poco decepcionados. Esta lloviendo con fuerza, así que cambiamos de planes, no nos apetecía ir en bici lloviendo con la peque y no hicimos el trayecto planeado para hoy de Attersee a Traunsee y la verdad fue un acierto. Conseguimos que nos llevaran las bicicletas junto con el equipaje al siguiente hotel y nosotros realizar una excursión hasta Hallstatt a orillas del lago Hallstattersee.

Pueblo de Hallstatt. Austria

Pueblo de Hallstatt. Austria

Con la peque decidimos que era la mejor decisión y el resto del grupo se unió. Este pequeño pueblo me había cautivado hacía mucho tiempo al verlo en un documental y la verdad no decepcionó en absoluto, es una preciosidad. Hallstatt se encuentra al sur a unos cincuenta kilómetros de Unterach am Attersee, y es conocido por la explotación de la mina de sal, que se desarrolló al norte de Austria entre la Edad del Bronce y la del Hierro e hizo de la sal mineral un bien más preciado que el oro y fundamentó la antigua riqueza de la población. Son consideradas las más antiguas del mundo con más de 7000 años de historia y ha conseguido gracias a la sal mantener prácticamente intactos los vestigios de las distintas culturas que poblaron el lugar durante siglos. Este emplazamiento fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) tuvimos el privilegio de tener por primera vez en España (2013-14) una exposición sobre los tesoros arqueológicos de la civilización Hallstatt. 
Por supuesto decidimos visitar Salzwelten Hallstatt, es decir las minas de sal de Hallstatt. Para acceder a las mismas hay que coger un espectacular funicular, cuyas vistas ya merecen la pena.

Funicular a las minas de sal de Hallstatt.Austria

Funicular a las minas de sal de Hallstatt.Austria

Hallstatt y el lago Hallstätter

Hallstatt y el lago Hallstätter

Al llegar arriba se puede visitar el museo y disfrutar de las vistas. Hay un restaurante y diversos servicios. Los chicos y la peque se quedaron fueran paseando y las chicas entramos. La visita hay que hacerla con tiempo, sin stress. Desde el funicular hay un paseo, muy agradable, hasta la mina y hay que estar treinta minutos antes de que empiece el tour. La excursión dentro de la mina dura aproximadamente hora y media. Al llegar nos encontramos con una cola considerable. Tras esperar nos vistieron para la ocasión procedimos a realizar la visita.

Entrada a la mina de Hallstatt

Entrada a la mina de Hallstatt

Hay que ir preparados, ya que la temperatura dentro de la mina es de unos 8ºC. Lo pasamos muy bien, llevábamos una guía que nos iba explicando los datos más importantes, en inglés, pero también hay audioguías.

Tobogán en las minas de Hallstatt.

Tobogán en las minas de Hallstatt.

     

Salida de las minas de Hallstatt en trenecito

Salida de las minas de Hallstatt en trenecito

Hay un par de toboganes de madera, por donde se desplazaban los mineros y resultó muy divertido tirarse por ellos, puedes alcanzar una velocidad de más de 25 km/hra, personalmente mi marca se quedó en 16 km/hra. De todas maneras hay escaleras para bajar, por si a alguien le da miedo.

Salimos de la cueva en un curioso tren. Fue divertido, lo pasamos muy bien. El precio de la visita es de unos 22 € que incluye el trayecto del funicular de ida y vuelta  y la visita a las minas, aunque hay diversos precios si entras o no a la mina.
Tras salir nos dirigimos al pueblo donde nos reencontramos con los chicos, ellos ya lo habían recorrido así que nos hicieron de guías y ya habían encontrado un sitio encantador para comer. El día seguía nublado, pero ya no llovía. Seguimos disfrutando de las vistas. Después de comer y dar una vuelta nos dirigimos a nuestro hotel en Altmunster junto al lago Traunsee.

Disfrutando de las vistas del lago Hallstättersee

Disfrutando de las vistas del lago Hallstättersee