A las 9.30 tras desayunar, dejar las maletas en recepción y coger nuestras bicicletas nos dirigimos a Linz la tercera ciudad más grande de Austria y Capital Cultural Europea en el 2009. Se encuentra a tan sólo unos 13 km. La ruta de hoy continua por el margen izquierdo. Hasta ahora la ruta había sido muy tranquilo y“verde”, pero conforme nos vamos acercando a Linz este paisaje va cambiando. Empieza a ser más ruidoso y se empizan a divisar grandes edificios.

Ciudad de Linz al fondo

Ciudad de Linz al fondo

Durante todo el recorrido hemos podido observar que es muy difícil perderse, la guía es bastante fiable y viene muy bien señalizado. El respeto a las bicicletas es genial, y las infraestructuras buenas. Es estupendo ver como en las grandes ciudades esto también se tiene en cuenta.

¡Da gusto circular por ciudades como Linz!

¡Da gusto circular por ciudades como Linz!

Decidimos meternos en la ciudad, la cual estaba muy animada y aunque había carril bici, tras tanta paz, la ciudad nos empiza a estresar, así que decidimos seguir nuestro camino. Además queríamos ir a St Florian y no debíamos entretenernos.La salida de Linz es muy agradable ya que nos encontramos con un enorme parque con numerosas zonas de recreo, árboles, lagos… francamente bonito. Decidimos parar en uno de los chiringuitos que habían cerca de un lago para tomar un tentempié. Continuamos por el margen izquierdo, siendo una ruta muy tranquila y transitada, vemos bicicletas con carritos para niños y para animales, ¡es genial!.

Saliendo de Linz

Saliendo de Linz

Tras pasar cerca de Steyregg, llegamos a Abwinden donde decidimos cruzar al lado derecho a través de una de las centrales eléctricas.

Nota: si organizáis la ruta el día anterior podéis utilizar las centrales eléctricas para cruzar el Danubio y así ahorraros el ferry. Las vistas son muy buenas.

Nos dirigimos hacia el interior por Asten, ya que nuestro destino será la Abadía de St Florian. Encontramos un poco de tráfico rodado, pero apenas incomoda. Al llegar a St Florian paramos a tomarnos un helado, había que coger fuerzas ya que teníamos una fuerte pendiente hasta llegar a la abadía. Era impresionante.

Abadía de St Florian

Abadía de St Florian

Al entrar en la oficina para adquirir las entradas nos encontramos con una chica que hablaba muy bien español, muy maja, quien nos comentó que ya no habían visitas guiadas, así que decidimos dar una vuelta por los alrededores.
Después nos dirigimos por Sammesleiten para ir dirección a Enns, la ciudad más antigua de Austria (1212). Destaca el casco antiguo medieval con sus murallas y la torre de la ciudad ‘Stadturm’ (1564-68), emblema de la misma. A pocos metros nos alegra encontrar nuestro hotel “Lauricum”, muy cuco y muy céntrico. Las habitaciones son temáticas. El pueblo es encantador y aprovechamos para dar una vuelta. Luego como siempre iríamos al hotel para organizar la ruta del día siguiente.

Casco antiguo de Enns

Casco antiguo de Enns

Miércoles, 22 de agosto: Enns-Grein (53 km)