Hoy el sol brilla de nuevo. ¡Hay que aprovecharlo!. Tras desayunar nos ponemos en ruta, aunque algunos se llevan lo desayuno puesto, Yaiza siempre lleva algo consigo.

Salzburgo

El río Salzach que cruza la ciudad de Salzburgo lo tenemos a un par de calles de nuestro hotel. Una vez allí cogemos el carril bici que nos acompaña unos pocos kilómetros a nuestra izquierda. Delante vemos el puente de la autopista que lo cruza y ello nos sirve de referencia, ya que un poco antes de llegar tenemos que coger el desvió a la derecha dirección a Itzling.

 

Río Itzling. Salzburgo

Río Itzling. Salzburgo

Cruzamos un pequeño puente y nada más doblar nos encontramos el río Alterbach a la derecha, que se convierte en nuestro nuevo compañero de viaje. A pocos kilómetros dejamos el río para dirigirnos hasta Eugendorf. El paisaje va variando; zonas de campo abierto con zonas boscosas que se agradecen, ya que el sol aprieta y la sombra es siempre bienvenida. La ruta es cuesta arriba, pero muy suave. Al llegar a la iglesia de Eugendorf hay que doblar a la derecha, nos acordábamos de la ruta que hicimos el año anterior, la ruta de los lagos (Salzkammergut), pero preguntamos para asegurarnos, ya que está todo en obras y el cartel que debe señalar el desvío había desaparecido. Nada más doblar, tenemos una cuesta hacía abajo y vemos otra señal que nos asegura que vamos bien, dirección a Thalgau. Pasamos por debajo de una carretera a través de un túnel para cruzarla y continuar hacia Thalgau.
La subida sigue siendo continua, campo abierto y pasando por pequeños pueblos. Justo antes de llegar a Utterdorf tenemos una cuesta más pronunciada y después una bajada con la que disfrutamos mucho. Llegamos a Thalgau donde decidimos hacer una parada técnica. Justo enfrente tenemos un supermercado donde aprovechamos para comprar algo para comer.

 

DONAUESCHINGEN - DONAUWÖRTH

DONAUESCHINGEN – DONAUWÖRTH

La idea es llevarnos unos bocadillos para parar en el lago Mondsee y disfrutar de un merecido baño. Continuamos nuestro viaje en bici disfrutando del trayecto, el camino es llano, con algún repecho en St. Lorenz. A esta altura llegamos a una carretera más transitada, pero con carril bici donde ya empezamos a disfrutar del espectacular lago Mondsee. Doblamos a la derecha en dirección a Scharfling, y decidimos parar cerca de Plomberg, ya que en la guía viene marcado como zona de baño privado y público. Decidimos investigar la zona, ya que vemos gente que llevan utensilios de “playa”, lo que demuestra que estamos cerca. Bajamos por un camino y al final vemos la zona, que desde luego está muy bien montado. A orillas del lago hay una zona acotada para socios, pero también hay una pública que cuenta con un chiringuito con baños donde te puedes cambiar de ropa, cosa que rápidamente hicimos. Tras pedir algo de beber, buscamos un sitio donde poner las toallas y lanzarnos al agua. ¡Era perfecto!, Nos lo pasamos genial. Existen unas escaleras de metal para poder acceder al lago, como si fuera una piscina gigante.

 

Zona de baño en lago Mondsee

Zona de baño en lago Mondsee

Tras el merecido baño, decidimos comer y descansar un poco, bueno Yaiza prefiere jugar con Almu, la siesta ya la hará en su “trolley de princesa”. Tras cambiarnos de ropa, sobre las cuatro salimos bordeando el lago siguiendo el carril bici. Al final del lago hay un desvío dirección Unterach, un poco más adelante nos encontramos con un túnel, que cruza el monte y también con carril bici. Antes de entrar paramos y nos pusimos algo de ropa, ya que tras tanto calor, dentro hace fresquito y los cambios de temperatura no son buenos para algunos.
Al salir del túnel y avanzar un poquito nos encontramos con el lago Attersee, otro espectáculo para la vista. Seguimos un poco más hasta encontrar nuestro hotel sin dificultad a orillas del lago. Su construcción es la típica de la zona hecha en madera y tiene unas áreas comunes que son para disfrutar y lo mejor a orillas del lago Attersee. Tras dejar las bicicletas en el garaje no dudamos en darnos otro baño en el lago.

 

Embarcadero en lago Attersee

Embarcadero en lago Attersee

Enfrente del hotel tenemos el embarcadero y al final unas escaleras para poder zambullirte en el agua ¡Una pasada! ¡Sin palabras!.
Luego ducha y cena en la terraza del hotel con vistas al lago. ¡Qué mejor manera de acabar el día!. Mañana nos dedicaremos a conocer la zona. ¿Vienes?