Hoy hace un poco más de fresco, lo que se agradece. Seguimos por el margen derecho del río. Pasamos por Erden, Losnich para  llegar a Traben (margen izquierdo)-Trarbach (margen derecho), al entrar nos recordó a Bernskastel-Kues, había mucho ambiente y también un embarcadero.

Ruta Mosela. Embarcadero de Traben-Trarbach.

Ruta Mosela. Embarcadero de Traben-Trarbach.

Viaje en bici de Zeltinger a Zell.

Viaje en bici de Zeltinger a Zell.

Cruzamos a la otra orilla y dimos una vuelta por Traben para que Yaiza comiera algo y nosotros la cervecita de rigor.

Torre del puente Traben-Trarbach. Región del Mosela

Torre del puente Traben-Trarbach. Región del Mosela

Tras la parada continuamos, cruzamos de nuevo el puente para ir dirección a Enkirch donde vemos un parque infantil enorme a orillas del río con mesas, cosa que a Yaiza no se le paso por alto, así que la peque decidió donde comer hoy. Fuimos a comprar unos bocadillos al pueblo y comimos allí, ya que también tenía zona de picnic con sombra. Tras comer nos tiramos por la tirolina y Yaiza disfruto de lo lindo.

Area recreativa en carril bici de Zeltingera Zell

Area recreativa en carril bici de Zeltingera Zell

En ese momento oímos una curiosa bocina y empiezaron a aparecer niños… ¡era el camión de los helados (Eis)!. ¡Era perfecto!. Nos acercamos y pedimos unos helados que nos sentaron de maravilla.

Palabra importante para los niños. "Eis"

Palabra importante para los niños. “Eis”

Es un sitio ideal para parar con los peques. Tras descansar un poco, menos Yaiza, que se quedó jugando en un pequeño parque vallado justo al lado nos pusimos en marcha. ¡Ella dormiría en su “carroza de princesa”!.

Carril bici a la entrada de Zell ad Mosel

Carril bici a la entrada de Zell ad Mosel

Continuamos hacia Burg y a la altura de Punderich el paisaje cambia por primera vez. La ruta se adentra en una especie de bosque, cosa que se agradece por las horas, hace hasta fresco. Sobre las 17,00 horas llegamos a Zell. Lo primero que hacimos fue acercarnos a la oficina de turismo para pedir información, ya que aquí ampliamos una noche más.

Fin etapa en bicicleta: Zell ad Mosel

Fin etapa en bicicleta: Zell ad Mosel

Cenamos en el hotel. El restaurante estaba a pie de calle en una especia de cueva, era encantador y la verdad es que todo estaba muy bueno. Probamos uno de los vinos más conocidos de la zona el riesling de la zona conocida como “Zeller Schwarze Kartz”, que aglutina a las 16 zonas localidades vinícolas de la zona.