La etapa de hoy en bicicleta es muy tranquila y corta. Salimos del hotel y vamos hacía la derecha por el paseo dirección a Zeeheldenplein y una vez allí cogemos nuestro carril bici, pasamos por la estación de tren, que ya habíamos visto el primer día, también vimos la bonita iglesia de San Pedro y San Pablo y un poco más adelante vemos el Mercator, un barco de entrenamiento militar que esta atracado en Oostende y se puede visitar.

En Bicicleta, de Ostende a Oudenburg.

Iglesia de San Pedro y San Pablo. Oostende. Flandes

Iglesia de San Pedro y San Pablo. Oostende. Flandes

Estación de tren de Oostende.

Estación de tren de Oostende.

Nuestra ruta nos lleva al Parque Maria Hendrika a unos cuatro km de nuestro hotel. Nos encantó y como no era tarde decidimos hacer la ruta y venir a hacer una comida picnic a este parque, el carril circula por camino de grava.

Parque Maria Hendrika. Oostende.

Parque Maria Hendrika. Oostende.

La ruta es muy tranquila, hicimos una parada en un curioso bar, que era realmente un hotel para moteros, nos encantó, así que paramos a tomar algo.

Tomando un refrigerio. Ruta  Oudenburg

Tomando un refrigerio. Ruta Oudenburg

Luego seguimos por caminos secundarios muchos de ellos a lo largo de los canales. Pasamos por pequeños pueblos como Zandvoorde.

Ruta circular en bici por Oudenburg. Flandes

Ruta circular en bici por Oudenburg. Flandes

Carriles bici y canales. Ruta circular Oudenburg

Carriles bici y canales. Ruta circular Oudenburg

A la vuelta, antes de llegar al parque de Maria Hendrika nos compramos unos bocadillos, unas bebidas frías y nos fuimos al parque infantil donde comimos y luego Yaiza jugó. Justo enfrente había una entrada curiosa y un  cartel con dibujos de árboles con caras, parecía un bosque encantado y Yaiza y yo fuimos a investigar.

Entrada al bosque encantado. Parque Maria Hendrika. Oostende

Entrada al bosque encantado. Parque Maria Hendrika. Oostende

Al principio impone, ya que es un bosque muy tupido, es realmente para escenificar un cuento, ¡una pasada!, tiene árboles con caras, juegos hechos con árboles y madera, tipis hechas de grandes ramas… así que me metí en mi papel y empezamos… “Erase una vez, en un bosque encantado, donde los árboles…” ¡Lo pasamos pipa!

Paseando por el bosque encantado.Oostende

Paseando por el bosque encantado.Oostende

"Erase una vez en un bosque encantado...". Oostende

“Erase una vez en un bosque encantado…”. Oostende

Después fuimos a recorrer el enorme parque con la bici, tenía varia zonas de juegos, varios estanques, nos cruzamos con un pequeño tren turístico y a lo lejos y vimos una zona con camas hinchables y juegos, como un parque de bolas gigante y al aire libre, donde tomando algo y pagando una pequeña cantidad los más pequeños podían disfrutar de las instalaciones. Es un sitio ideal.

Paseando en bicicleta por el parque Maria Hendrika. Oostende

Paseando en bicicleta por el parque Maria Hendrika. Oostende

A una hora prudencial decidimos volver al hotel y de camino hacer una parada en Oostende, aparcamos las bicicletas en la parte antigua para dar una vuelta y tomar algo. Después como siempre al hotel para refrescarnos e ir a cenar.
Por la noche después de cenar hicimos sobremesa con los padres de Leda, que estaban haciendo la misma ruta que nosotros y mientras conversábamos las niñas se iban al rincón de los niños donde tenían de todo para entretenerse, juegos, cocinita…

Día 8. Ruta circular en bicicleta desde Oostende- Nieuwport- Oostende. (41km).