Como solemos hacer, a mitad de nuestro viaje en bicicleta hacemos una noche extra, y en esta ruta la opción fue Bregenz.  Esta noche ha llovido y al abrir las ventanas vemos que está muy nublado y llueve. Tras desayunar nos dirigimos a hacer la excursión del Monte Pfänder (1064 metros). Se puede acceder a pie, un par de horas, dependiendo de la forma física de cada uno, nosotros con Yaiza subimos en el teleférico, que lo tenemos a muy pocos metros del hotel. Dudamos de las vistas que nos vamos a encontrar, principal atractivo del monte, pero aun así decidimos subir. El precio de ida y vuelta, es de unos 12 euros. Al subir esta chispeando y nos dirigimos a la zona panorámica para disfrutar de las espectaculares vistas del lago. Tenemos suerte, vemos el escenario lacustre, la desembocadura del río Rin, la isla de Lindau, así como los Alpes… es impresionante a pesar de la lluvia. Pasado un tiempo la lluvia nos da una tregua y aprovechamos para hacer la ruta del Parque Natural de los Alpes que empieza cerca del restaurante para ver a los animales, es un paseo que dura aproximadamente 30 minutos, es descendente al principio y luego hay una empinada cuesta. Yaiza disfruta de lo lindo viendo a los conejos, muflones, cabras montesas, cerdos barrigones, jabalíes…

Día 5 Ruta en bicicleta. Día extra en Bregenz

Parque natural. Monte Pfander.

Parque natural. Monte Pfander.

Luego decidimos subir al Pfänderspitze, el punto más alto del monte situado a 1064 metros, tras  realizar la típica foto volvemos a bajar al centro neurálgico, donde se encuentra el restaurante, para que Yaiza juegue en el parque infantil, como siempre muy chulo y además con vistas, todo un privilegio.

Parque infantil. Monte Pfander

Parque infantil. Monte Pfander

Después de un par de horas empieza de nuevo a llover, hemos tenido mucha suerte, así que decidimos coger el teleférico para bajar.

Nos dirigimos hacia el escenario lacustre para verlo desde dentro y la verdad es que impresiona mucho ver los 7000 mil asientos y el maravilloso escenario. Tras dar una vuelta decidimos ir a buscar un sitio para comer. En el centro de la ciudad encontramos un sitio agradable para hacerlo y tras reponer fuerzas nos dirigimos al casco antiguo.

Casco antiguo. Bregenz

Casco antiguo. Bregenz

Subimos por Kirchestrasse donde vemos al otro lado una bonita vista del Castillo de Deuring convertido actualmente en un romántico hotel-gourmet de cuatro estrellas. Continuamos hasta la basílica de Thalbach y decidimos perdernos por las callejuelas. A media tarde llegamos a Martinskapelle y justo enfrente en  Martinsplatz vemos que se está preparando un concierto al aire libre, estaban ensayando, tras preguntar a que hora empezaba el espectáculo, decidimos continuar la visita y volver más tarde. Sobre las 19,30 horas nos volvemos a acercar para unirnos a la fiesta. El concierto de rock, folk y blues estaba muy animado, además  habían puesto  un chiringuito y unas mesas largas, donde pedimos las típicas salchichas y cervezas, nos sentamos y pasamos un rato muy agradable. Tras cerca de hora y media decidimos volver al hotel para descansar y l hicimos justo a tiempo ya que cuando estábamos a punto de llegar al hotel, empezó a llover con fuerza. Durante el día nos había dado tregua, pero al día siguiente…. Os dejamos unas imágenes