Llevar bicicleta en avión

En la mayor parte de los países europeos, la cultura de la bicicleta está muy arraigada y respetada por sus ciudadanos. Así que, si estas pensando en llevar tu bicicleta en avión para poder realizar alguna de las rutas de cicloturismo más conocidas de este continente, te vamos a dar unos pequeños consejos para poder transportar la bicicleta con éxito. ¡Prepárate porque comenzamos la marcha!

En los últimos años, son muchas las compañías aéreas que surcan nuestros cielos, compañías low cost, chárter y regulares. Por este motivo, es difícil dar unos consejos para llevar la bicicleta en el avión que sean válidos para todas las compañías. Recomendamos ponerse siempre en contacto con la compañía aérea con la que se vaya a volar para verificar cuáles son las normas especificas que se aplican para transportar la bicicleta.

Por lo general, facturar la bicicleta en un avión es algo más sencillo de lo que podríamos pensar. Solo deberemos conocer la política de transporte de bicicletas de la compañía con la que vayamos a viajar y adecuar nuestra bici a ella.

¿Qué debes saber al facturar tu bici en un avión? Aspectos importantes.

El peso

Normalmente, las compañías admiten un peso de 20 o 23 kilos. Compruébalo en cada una de las compañías con la que vueles ya que algunas permiten más peso. Hay compañías que para corta o media distancia cobran un único cargo, mientras que para larga distancia el peso de la bicicleta va ya dentro de la franquicia que se tenga de equipaje.

Las medidas y el embalaje

Si no dispones de una maleta especial para el envío de bicicletas, la mejor opción es embalar la bicicleta en una caja de cartón.

Comprueba las medidas permitidas y ajusta el tamaño de la caja a ellas. Como norma general, al transportar la bicicleta en un avión esta debe ir plegada, con el manillar girado, los pedales quitados y las ruedas desinfladas.

No uses una bolsa de tela sin protecciones porque es posible que llegue a tu destino en mal estado. Hay compañías que te facilitan este tipo de embalaje previo pago.

Fuente: Raúl Casañas

Tarifa aplicada por la compañía aérea

Cada compañía aplica una tarifa distinta para llevar la bici en el avión. Por este motivo, debes consultar el precio con la compañía aérea con la que vayas a volar.

También tendrás que tener en cuenta que la bicicleta se factura en una cinta distinta a la de las maletas y, por lo tanto, merece la pena llegar más pronto de lo normal al mostrador de facturación.

De este modo, encontrarás a un personal relajado porque no tendrá que cargar con tu bici apresuradamente y estará más predispuesto a ayudarte.

A la hora de recoger la bicicleta en destino ocurrirá lo mismo, debes dirigirte a la cinta de equipajes especiales, no a la de maletas.

Nota:

Todas estas pautas son genéricas. A la hora de viajar en bicicleta deberás ponerte en contacto con la compañía aérea con la que vayas a viajar para evitar cualquier situación molesta.

Y, como siempre, ¡feliz y emocionante viaje!