Hoy dejamos las bicicletas aparcadas. Cuando organizamos nuestra ruta en bicicleta por el Parque Nacional de Tauern, decidimos hacer una parada, sobre todo pensando en Yaiza, por si se cansaba de la bicicleta. Tras estudiar las posibilidades, la mejor opción fue hacerla en Zell am Sea.  ¡Todo un acierto!.  Así que hoy toca descubrir esta zona a pie y con los medios de transporte locales.

Viaje en bici. Lago Zell

Ruta en bicicleta. Lago Zell

 

Día 4 del viaje en bicicleta, Día extra en Zell am See.

A las 9.20 de la mañana cogemos un autobús para ir al Glaciar de Kitzsteinhorn, es la primera zona de esquí en un glaciar de Austria y promete ser entretenido.  Llegamos sobre las 10.00 de la mañana,  sacamos las entradas y nos dirigimos a coger dos funiculares hasta “Alpinecenter” a 2450metros. La ascensión es increíble y al llegar nos encontramos con un parque infantil con  unas vistas  impresionantes. Tras deleitarnos un buen rato, sobre todo Yaiza, cogemos el tercer funicular para llegar al punto más alto a 3.029 metros. Subimos a una de las plataformas panorámicas llamada “Top of Salzburgo”, donde nos hacemos varias fotos, y disfrutamos de las espectaculares vistas. En esta plataforma hay un punto fotográfico desde el cual te puedes hacer de forma automática fotos.

Viaje en bici. Glaciar  kitzsteinhorn

Viaje en bici con niños. Glaciar kitzsteinhorn

Al llegar  a casa entras en la página oficial del  Glaciar de Kitzsteinhorn y te las puedes descargar, aunque con toda probabilidad, saldrá algún espontáneo en ellas. Tras la sesión fotográfica, nos dirigimos al “Cinema 3000” , un pequeño cine con una pantalla enorme,  para ver un documental de la zona, ¡Espectacular!. Yaiza se quedó fascinada. La siguiente parada es el “Ice Arena” una lengua del glaciar donde la diversión está garantizada para toda la familia. Yaiza se volvió local, habían trineos. No solo la peque, sino también los mayores disfrutamos de lo lindo subiendo por la “alfombra mágica” y tirándonos con el trineo. Después fuimos a la cafetería a tomarnos algo caliente.

Ruta en bici.Tunel

Túnel. Kitzsteinhorn.

Tras un breve descanso disfrutando siempre de las maravillosas vistas  fuimos a descubrir el “Nationalpark Gallery”, que resultó ser un túnel de unos 360 metros a través del pico de Kitzsteinhorn con varios puntos de información sobre el lugar. Al final del túnel se llega a otra impresionante plataforma panorámica.

Ruta en bici.Glaciar Kitzsteinhorn

Ruta en bici.Plataforma vistas al Grossglockner,

Desde aquí  las vistas del Parque Nacional de Hohe Tauern son preciosas y  se puede ver el Grossglockner, la montaña más alta de Austria con 3.798 metros. La verdad es que este viaje en bicicleta asustaba en un principio por las altas montañas de la ruta, pero resultó ser todo un acierto. Las montañas eran para disfrutarlas con la vista y no con la bicicleta.

Ruta en bici. PN Tauern
Vistas del pico Grossglockner

Sobre las 14.00 horas empezamos a bajar cogiendo los tres funiculares para coger el autobús de las 15.08 horas y así llegar a Zell am See a las 16.40 horas, buena hora para disfrutar del solecito y el calor, tras el frío de las alturas. La idea era cambiarnos en el hotel e  ir a la “playa”, para darnos un baño en la zona de ocio del lago Zell.

Ruta en bici. Lago Zell

Zona recreativa. Lago Zell

La zona recreativa está muy bien. Además de toboganes, tumbonas y demás infraestructuras tienen una pequeña piscina artificial para los más pequeños, Yaiza lógicamente se fue de cabeza en cuanto lo vio. Los mayores preferimos lanzarnos a las aguas del lago Zell. ¡Una gozada! Bañarse en el lago con las espectaculares vistas de las montañas nevadas. ¡Vaya contraste!

La bici y los niños

Los niños en el lago Zell.

A las 18.30 horas se va el sol y de camino al hotel, Alicia y Almudena deciden continuar y nosotros tres preferimos dar un paseo en barco por el lago, ¡una idea genial!, nos divertimos muchísimo. Tras el paseo, al hotel, una ducha rápida y a cenar en una terraza del pueblo. Había sido un día de contrastes, fue todo un acierto. La nieve, el frío, las espectaculares vistas de la mañana y el calor, el agua, el sol de la tarde… ¡sin palabras!, escenas que se quedan en la retina, esas sensaciones que siempre acompañan al viajero, así que esa noche celebramos el día  tan completo que habíamos tenido.

Aquí tenéis más imágenes de ese día.

 Esta ruta en bicicleta estaba siendo toda una experiencia y al día siguiente nos esperaría otra estupenda etapa en bici dirección a Lofer.   ¿Nos seguís?